Usá casco

21.02.2019
El casco, además de proteger la cabeza ante el golpe y la cara de posibles rozaduras contra el asfalto, absorbe mucha de la energía del impacto y distribuye el resto sobre el cráneo de forma homogénea para reducir lesiones.

Nadie tiene la cabeza tan dura como para no llevar casco

Obligatorio siempre

“Es obligatorio el uso de casco protector para los usuarios de motocicletas que circulen dentro del ámbito de aplicación de la presente ley”. Artículo 33 de Ley Nacional de Tránsito, Nº 18.191.

Los cascos deben cumplir con la Norma técnica UNIT 650. Es obligatorio para conductores y acompañantes en vehículos que carezcan de carrocería: motocicletas, ciclomotores, cuadriciclos, triciclos y bicicletas con motor.

Diseñado para protegerte

Los cascos se deberían someter a diferentes ensayos de control que verifiquen la calidad y resistencia de sus componentes. Se analizan hasta siete variables: dimensiones generales, visión periférica, absorción de impactos, resistencia a la penetración, deformación lateral y frontal, resistencia del sistema de sujeción y angulación.

Por eso es importante cambiarlo si ha sufrido un golpe, incluso aunque no sea muy fuerte o no tenga grandes desperfectos a la vista: puede que la carcasa exterior no
esté especialmente dañada pero la protección interior se haya deformado, lo que dejaría al casco ineficaz ante un nuevo golpe y sería la cabeza la que sufriría las
consecuencias.

Es recomendable un casco integral porque evita lesiones en la cara (rozaduras contra el suelo o traumatismos faciales) y los ojos. Es mejor que sea de colores vivos y claros, y que lleve materiales reflectantes.

Si no se hace en forma adecuada, quitarle el casco a un motociclista accidentado puede ocasionarle lesiones graves. Es mejor esperar que lo haga un profesional de la salud.

La hebilla debe quedar bien cerrada, para que el casco no pueda salirse aunque se tire de él con fuerza. De lo contrario saldrá despedido en el momento del siniestro y no servirá de nada. Si se usa anteojos, se debe asegurar que se ajustan con el casco puesto.

Hay que probarse el casco antes de comprarlo para comprobar la talla: debe ajustarse a la cabeza sin restar comodidad. También hay que comprobar la visibilidad con la
visera baja.

Las partes del casco

  • Carcasa externa. Es la parte mas rígida del casco y, además de evitar que penetre algún objeto punzante, sirve para extender la energía del impacto por toda su superficie, rebajando la que llega a la cabeza.
  • Carcasa interna. Absorbe la energía del golpe y reduce el desplazamiento dentro de la cavidad craneal. Después de un impacto fuerte, puede estar dañada aunque no se vean desperfectos exteriores, por lo que se debe sustituir el casco.
  • Pantalla. Protege los ojos y las vías respiratorias del viento, los insectos o cualquier otro elemento. Algunas llevan tratamiento antirreflejos y protección contra rayos infrarrojos y ultravioletas.
  • Sistema de aireación. Filtra la entrada de aire a las vías respiratorias para evitar el calor y las protege de impurezas. Ventila el interior y es regulable.
  • Forro interior. Es el tejido que separa la carcasa interna de la cabeza, aportando comodidad al motociclista y evitando la transpiración.
  • Sistema de sujeción. Impide que el casco se deslice de la cabeza del motociclista en caso de caída o impacto. Tiene que ir siempre abrochado y ajustado para evitar que salga despedido.

En el interior del casco normalmente se indica la fecha de fabricación y en el exterior quién ha certificado su calidad, por ejemplo, en los cascos importados: Departament of transportation (DOT), American National Standards Institute (ANSI), Snell Memorial Foundation de Estados Unidos (SMF), el Inmetro de Brasil, y en los nacionales el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) o el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (UNIT). Es responsabilidad del usuario exigir estos controles a fabricantes o importadores.

El uso del casco reduce los traumatismos mortales y graves entre 20 y 45%, y el riesgo de lesiones severas en 70%.

Da igual si el trayecto a recorrer es corto o largo, o si la experiencia del conductor es mucha o poca: el casco es imprescindible, pero no es el único factor a tener en cuenta para minimizar el riesgo en los accidentes, también se debe circular con la vista protegida, con las luces encendidas, chaleco o campera retro reflectante, sistema de escape en condiciones (no emitir ruidos molestos) y que la cantidad de ocupantes sea la indicada en el documento del vehículo.

Aunque el uso del casco ha aumentado considerablemente en nuestra ciudad, su utilización presenta algunos inconvenientes, porque lo llevan mal puesto (desajustado o sin abrochar), con lo que su eficacia en una caída o colisión queda anulada.

Es obligatorio el uso de espejo retrovisor y llevar posapiés para el acompañante. Un menor que no llegue al posapiés no puede ser acompañante en una motocicleta (ley 19.061).

Descargas: 
Dependencia responsable: 
Piso Planta baja sector Santiago de Chile, puerta 51
1950 1611
transito@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 16 hs.
Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara