¿Qué es Resiliencia?

22.08.2017
  Autor: Intendencia de Montevideo / Nico Correa
Apertura "Montevideo Resiliente"
Apertura "Montevideo Resiliente"  
La resiliencia es una palabra que puede ser complicada de pronunciar e incluso ajena a lo que conocemos, sin embargo, el concepto de resiliencia es muy utilizado en el ámbito científico y en especial en psicología.

Podemos definirla como la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que desconocía hasta el momento.

El concepto aplicado en la ciudad.

En la actualidad el concepto de resiliencia ha sido adoptado por diversas áreas de acción humana entre ellas el estudio del hábitat humano, con especial énfasis en los centros urbanos.
Entendemos a la resiliencia urbana como la capacidad de las personas, comunidades, instituciones, empresas y los sistemas que se encuentran dentro de una ciudad de sobrevivir, adaptarse y crecer, independientemente de los tipos de tensiones crónicas e impactos agudos que comúnmente experimenten.

Por lo general, los impactos se consideran desastres de una sola vez, como los incendios, los terremotos y las inundaciones. Las tensiones son factores que generan presión a una ciudad diariamente o periódicamente, como la escasez de alimentos, las sequías o un sistema de transporte sobrecargado, la violencia endémica o una alta tasa de desempleo.
Por todo ello la resiliencia urbana consiste en preparar a la ciudad, en los buenos y malos momentos, para el beneficio de sus ciudadanos, con énfasis en los sectores más vulnerables de la sociedad.

La incorporación del concepto de resiliencia en el diseño de las políticas públicas le permite a las ciudades evaluar la exposición a impactos y tensiones específicos, desarrollar un plan pro-activo e integrado que aborde dichos desafíos y responder ante ellos de manera más efectiva.

En consecuencia, la ciudad requiere del conocimiento de sus sistemas para poder prepararse y tomar decisiones adecuadas que le permitan recuperar el buen funcionamiento lo antes posible. La solución del problema, cuando es preventiva, suele repercutir de manera notable en la calidad de vida de los ciudadanos, de manera que el sistema afectado puede disminuir los posibles impactos y mejorar sus prestaciones una vez recuperado.

Si la evaluación y la estrategia de resiliencia se realiza, además, de manera transversal y coordinada, permite la optimización de los recursos con el consiguiente ahorro económico, lo que a su vez tiene repercusión en la reducción de gasto público.

La implementación de programas como el CRPP de ONU-Habitat, así como  “100 Ciudades Resilientes”, impulsado por la Fundación Rockefeller, o la incorporación en la agenda global de los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por Naciones Unidas como una guía fundamental para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de todos los seres humanos, demuestran de forma clara la necesidad y el compromiso de diversificar el enfoque en cuanto a la búsqueda de soluciones para los desafíos que los centros urbanos actuales presentan.

Dependencia responsable: 
Piso 25 sector 18 de Julio, puerta
1950 int.: 1428
Lunes a viernes de 10 a 18h.
Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara