Reutilización y reciclaje

Consultá en este mapa interactivo la ubicación de los contenedores para residuos secos reciclables.

BUSCAR UBICACIÓN

REFERENCIAS

La reducción, reutilización y reciclaje son prácticas claves para el cuidado del medio ambiente que están a la mano de todos.
Muchos de los objetos que ya no utilizamos pueden ser de utilidad a otras personas. Por eso en el mapa encontrás una lista de organizaciones que reciben donaciones, por ejemplo de muebles y electrodomésticos, ropa, útiles y libros, etc.
De esta manera, en lugar de tirar esos artículos útiles y que no puedan ser recuperados, otros pueden alargar su vida útil y sacarles provecho. En cada caso tenés la información de contacto de las organizaciones para que puedas consultarles lo que creas conveniente.

Clasificación de residuos secos

Aproximadamente el 30% de los residuos que generamos pueden ser reciclados y vueltos a utilizar. En esta categoría están el plástico (las botellas de PET, las bandejas y vasitos de poliestireno expandido, las bolsas, etc.), papel, cartón, vidrio y metal.

En tu hogar podés clasificarlos fácilmente, juntándolos en una bolsa distinta a la que utilizás para los residuos húmedos como los restos de comida, la yerba, etc. Luego de juntarlos, podés llevarlos a contenedores dispuestos en toda la ciudad que son específicos para los residuos secos.

Si vivís en el Municipio B -Ciudad Vieja, Centro, Cordón, Sur y Palermo, Parque Rodó-, los residuos secos podés tirarlos en todos los contenedores de color naranja.

En el resto de la ciudad, hay contenedores especiales para estos residuos en la puerta de supermercados y grandes superficies, por ejemplo centros comerciales. Tienen las tapas naranjas y una identificación con el slogan “Tu envase sirve”.

En todos estos contenedores los residuos secos pueden ir mezclados, porque la separación de los materiales para su revalorización se realiza en las plantas de clasificado. Además, en otros puntos de la ciudad tenés contenedores específicos para botellas o latas. En cualquier caso podés identificarlos en el mapa que se encuentra arriba.

Es importante que los envases estén vacíos y secos. Los restos de comida o bebida hacen que el material no sea reciclable y contaminan otros residuos que sí podrían reciclarse al juntarse en el contenedor.

Los envases que depositás en los contenedores son recolectados por un camión específicamente destinado para ello. Luego son trasladados a las plantas de clasificación, donde se los separa por material. La mayoría de estos son comercializados en la industria nacional.

Los trabajadores que operan las plantas son exclasificadores, que ahora tienen un trabajo formal con todos los beneficios que ello implica.

Lámparas, pilas, celulares y otros

Existen otros residuos que por razones ambientales tampoco deben ir a los contenedores comunes ni a los de residuos secos.
Entre ellos están las pilas, para los que hay contenedores especiales identificados en el mapa.
Para las lámparas de bajo consumo, UTE tiene un plan de disposición especial.
En cuanto a los celulares y cargadores, ANTEL los recibe en sus locales comerciales.
La información sobre cómo gestionar los residuos especiales la tenés en el siguiente video: