25.09.2018
Memoria de la resistencia

Fue inaugurado el Memorial Ayuno de Serpaj 1983

  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
  Autor: Intendencia de Montevideo / Agustin Fernandez
Memorial Ayuno de Serpaj 1983
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
 
Inauguración del Memorial Ayuno de Serpaj
Memorial Ayuno de Serpaj 1983  
La obra recuerda el ayuno realizado entre el 11 y el 25 de agosto de 1983 por integrantes del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) como acción de resistencia a la dictadura y por la democracia.

En el ayuno participaron el pastor Ademar Olivera y los sacerdotes Luis Pérez Aguirre y Jorge Osorio.

El memorial es una realización de la Intendencia de Montevideo, a través de la División de Espacios Públicos y Edificaciones, de nuestro Departamento de Desarrollo Urbano, con proyecto y ejecución del arquitecto Carlos López Quagliata.

Una placa de acero plegado, de 2,20 metros de alto por 1,98 metros de largo, se extiende sobre un basamento de hormigón armado de cuatro metros, instalado a lo largo de la vereda frente a la casona que en 1983 ofició como la sede de Serpaj, ubicada en la avenida Gral. Flores 4050 y Manuel Arrotea.

El plegado de la placa sugiere una onda en expansión, cuyas tres curvas representan a los tres protagonistas de la acción. La terminación óxido “Corten” del material aporta una imagen dinámica a través del tiempo.

En el acto de conmemoración participaron el intendente de Montevideo, Daniel Martínez; la presidenta de la Junta Departamental, edila Gimena Urta; la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Junta Departamental, edila Adriana Barrios; el representante de Serpag, Efraín Olivera; la representante de la Red de Amigos de Luis Pérez Aguirre, Marta Márquez, junto a uno de los participantes del ayuno, Ademar Olivera.

Marta Márquez rememoró que en aquellos días de agosto de 1983, la dictadura cívico-militar endureció las prohibiciones políticas, la censura de la prensa opositora y la represión ante cualquier manifestación tras los avances que el movimiento popular había marcado con en el primer gran acto masivo realizado el primero de mayo de 1983 por el movimiento sindical.

Ante esos acontecimientos, los integrantes de Serpaj tomaron la decisión de generar un hecho simbólico que reforzara la resistencia al régimen, que denunciara las violaciones a los Derechos Humanos y abriera espacios para la reflexión y la acción colectiva de todos quienes estaban contra la dictadura y en favor de una salida democrática pacífica.

Márquez recordó que la opción por el ayuno fue “por su profundo significación religiosa recogida en los textos bíblicos y practicada por los antiguos profetas y por el mismo Jesús, en momentos decisivos a la hora de ofrecer un acto de comunión y solidaridad, pues el ayunante se pone en el lugar de quienes tienen hambre y sed de justicia y, también, apela ante el opresor cuando las palabras no son suficientes”.

Durante los días que duró el ayuno, había dos momentos abiertos a la ciudadanía, cuando se acercaban representantes de las comunidades cristianas de base, sindicalistas y dirigentes políticos que enfrentaban los controles y la vigilancia militar que se había montado para intentar aislar la actividad.

El martes 16 de agosto de 1983 la dictadura prohibió la entrada, salvo al juez actuante y del médico que atendía a los ayudantes, que era el Dr. Marcos Carámbula, actual presidente de ASSE, quien también estuvo presente en este homenaje.

El 24 de agosto la policía arremetió contra todos quienes estaban en la calle frente a la casona reunidos pacíficamente. Esa noche fueron detenidas 173 personas.

El 25 de agosto culminó el ayuno en medio de una protesta masiva de la población, que esa noche realizó un enorme caceroleo por toda la ciudad de Montevideo y en varias del interior del país, junto a un apagón que marcó a la dictadura.

Por su parte, Ademar Olivera recordó emocionado su participación en el ayuno y remarcó que, más allá de la acción de los tres participantes, fue un hecho colectivo, no solo de Serpaj sino de todos quienes colaboraron, creyentes religiosos y no, y que se dio en una época de “mucho sufrimiento y dolor para tanta gente por la cárcel, la tortura, los desaparecidos, los exiliados y tantas situaciones dolorosas que tocó vivir”.

Olivera afirmó también que aquella lucha por “conocer el destino de los desparecidos continúa, porque lamentablemente al día de hoy todavía no hay respuesta, todavía hay quienes guardan silencio y, lamentablemente, la impunidad continúa. Por eso la democracia que se conquistó hoy hay que defenderla y fortalecerla”.

Daniel Martínez recalcó que “cada uno de estos recordatorios no solo son un testimonio del pasado sino una postal al futuro, sabiendo que cada marca nos recuerda que todavía la verdad y la justicia son algo pendiente, lo que nos redobla el compromiso de saber qué pasó y de que esas cosas nunca vuelvan a pasar”.

Martínez resaltó que el ayuno fue parte de todo un movimiento de lucha que logró impulsar “el protagonismo de los jóvenes y del pueblo uruguayo, porque es necesario recordar que fueron acciones de la gente en la calle la que derrotó a la dictadura, no fueron solo negociaciones que siempre tienen que acompañar al pueblo luchando, sino gente que se jugó y participó, que se unió y movilizó para lograr aislar y terminar con la dictadura”.

Dependencia responsable: 
Piso 3 sector Ejido, puerta 3 100
1950 1401
silvana.pissano@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 16 hs.
Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara