09.07.2018
Muestra fotográfica

Sangre de Campeones en Parque Rodó

 
Imagen de la final olímpica de fútbol de 1924
Final del campeonato olímpico de fútbol entre las selecciones de Uruguay y Suiza. París. 09 de junio de 1924. (Archivo: Nationaal Archief/Collectie Spaarnestad, Holanda - Autor: S.d.). Este partido consagró a Uruguay campeón olímpico.  
 
Delegación uruguaya de fútbol en JJ.OO. de 1928.
La delegación uruguaya en la entrada de su alojamiento en París. Juegos Olímpicos. Año 1924. (Archivo: Álbum Andrés Mazali, Colombia - Autor: S.d.).  
El Centro de Fotografía expondrá desde el 14 de julio al 6 de agosto imágenes históricas de los uruguayos que conquistaron los campeonatos olímpicos y el primer mundial de fútbol.

Se trata de la muestra Sangre de campeones, de la productora cinematográfica Coral Cine, recolectada en el trabajo para su documental estrenado recientemente.

A finales del siglo XIX los uruguayos aún intentaban afirmarse como nación y generar una identidad propia.

Durante ese período el fútbol se instaló como una pasión de todos los sectores de la sociedad. En este contexto, ya en los primeros años del siglo XX la selección nacional se volvió muy relevante a nivel social.

Un quiebre en esta identificación entre el pueblo y la selección ocurrió en 1924, cuando llegó la invitación para competir en los Juegos Olímpicos de París. Uruguay tuvo que formar una selección de emergencia con jóvenes desconocidos: todos obreros que habían logrado destacarse jugando para sus clubes. Ese grupo de hombres logró derrotar a sus rivales y coronar a Uruguay campeón. La sociedad uruguaya tomó esta victoria como propia y redobló su entusiasmo por el fútbol.

El siguiente campeonato olímpico se disputó cuatro años después, en 1928 en la ciudad de Ámsterdam. Luego de derrotar categóricamente a sus adversarios, Uruguay y Argentina se encontraron en la final. El seleccionado argentino era el favorito para quedarse con el campeonato. Después de un partido disputado con enorme fervor, los uruguayos se impusieron de manera hazañosa.

En 1930 se pusieron en marcha los preparativos para la celebración del centenario de la Jura de la Constitución. En este contexto surgió la idea de organizar el primer campeonato mundial de la FIFA en Montevideo. La quijotesca empresa incluía la construcción del estadio más grande del mundo en menos de un año.

Pero el campeonato fue un éxito y terminó nuevamente con una final entre Uruguay y Argentina.

En el estadio había más de 90.000 personas, la mayor multitud jamás reunida en un evento deportivo. Uruguay se consagró campeón del mundo en su propia casa. La multitud invadió la cancha y dio la vuelta olímpica con los jugadores. El país entero era una fiesta.

Sin pretenderlo, se constituyeron en el puntal de la identidad nacional de un país que estaba naciendo. Sangre de campeones es el relato de su historia y, a través de aquellos jugadores, de la de toda la nación.

Dependencia responsable: 
AV 18 DE JULIO 885
1950 7960
cdf@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 19:30 horas
Sábados de 9:30 a 14:30 horas
Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara