20.05.2014 | Actualización: 27.11.2014
Ciudadanía

Se instaló Marca de la Memoria en el Sunca

La intendenta de Montevideo, Ana Olivera, dejó inaugurada una nueva Marca de la Memoria, en la puerta de la sede del sindicato de la construcción (Sunca), en la calle Yí 1538.

Este monolito que se instaló frente al local del Sunca recuerda que fue allanado por las Fuerzas Armadas y utilizado por la policía durante la dictadura instaurada en 1973 como comisaría, cárcel y centro de torturas.

En el acto, que contó con la presencia de numerosa cantidad de trabajadores de la construcción, hicieron uso de la palabra la intendenta Olivera, el secretario general del Sunca, Óscar Andrade, y en representación de la Asociación de Memoria de la Resistencia 1973 – 1985, Antonia Yáñez.

También estuvieron presentes dirigentes políticos como el secretario general del Partido Comunista, senador Eduardo Lorier, y los intendentes de Maldonado, Óscar de los Santos, y de Canelones, Marcos Carámbula.

Asistió al acto el Ciudadano Ilustre de Montevideo, Louis Joinet, jurista francés, defensor de los Derechos Humanos, quien este miércoles 21 de mayo dictará una conferencia magistral a la hora 19:15 en el salón Aquiles Lanza de la sede comunal.

Antonia Yáñez explicó la formación de la Asociación y los distintos pasos que han ido jalonando la instalación de las Marcas de la Memoria..

Destacó el espíritu amplio en recordación de lugares y momentos de todas las fuerzas que lucharon contra la dictadura, y recordó que esta iniciativa oportunamente fue votada por unanimidad en la Junta Departamental.

Yáñez explicó que “los 26 lugares elegidos para ubicar las marcas, de los que ya se llevan instalados 19, están unidos por un hilo conductor que es la memoria colectiva, porque las ciudades tienen memoria. Y estas marcas tienen que vivir, los colectivos tienen que apropiarse de ellas para también simbolizar a lo que aspira nuestro pueblo”.

La intendenta de Montevideo señaló por su lado que hay que “ser capaces de transmitir a las nuevas generaciones como el pueblo uruguayo fue capaz de reconquistar la democracia, pero simultáneamente saber que quedan algunas espinas envenenadas y que todavía seguimos peleando por verdad y justicia y nunca más”.

Óscar Andrade recordó la larga historia no sólo del sindicato de la construcción sino del movimiento obrero uruguayo.

El secretario general del Sunca resaltó la tradición internacionalista y el reconocerse como clase obrera mundial, junto a las luchas concretas que los trabajadores han desplegado en cada época y circunstancia “porque el heroísmo de los trabajadores y trabajadoras nos debe hacer sentir orgullosos, pero muchas veces no los logramos significar”.

Andrade hizo un emotivo relato desde la llegada de los primeros inmigrantes que en el siglo XIX fundaron las primeras organizaciones de resistencia y luego conquistaron la reducción horaria de la jornada laboral denunciando las terribles condiciones de trabajo que les tocaban.

Mencionó especialmente los distintos momentos de la historia en la que los trabajadores uruguayos lucharon en defensa de sus intereses, fueron capaces de abandonar el sectarismo y la división sindical para unificar a todas las corrientes y de entregar su vida por la libertad, la democracia, la justicia y por una sociedad sin explotados.

Por último, Andrade relató parte de la historia del local sindical que fuera recuperado tras la caída de la dictadura y en el que al final del acto quedó formalmente instalada la Marca de la Memoria que le rinde homenaje.

Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara