Un ecosistema clave

09.02.2018
En el Parque Natural de los Humedales del Santa Lucía encontramos diferentes ecosistemas: bosque nativo y matorral, pradera, bosques asociados a bañados, humedales, bosque exótico y urbanización. En la Intendencia estamos abocados a preservar todos los ecosistemas, con un énfasis especial en los humedales, que son claves para el desarrollo sostenible.

¿Qué son los humedales?

Es un ecosistema de transición entre el ambiente terrestre y el acuático. Son lugares de tierras bajas con respecto a las tierras adyacentes, presentan agua de forma temporal o permanente y una vegetación adaptada a las condiciones de inundación.

¿Cuál es su importancia?

  • Mejoran la calidad del agua: la vegetación toma del agua nutrientes que utiliza para su crecimiento y desarrollo, por ejemplo nitratos y fosfatos provenientes de insecticidas y fertilizantes. Asimismo, junto a las cuevas de cangrejos, actúan como trampas de sedimentos y contaminantes reduciendo efectos no deseados como la proliferación de algas .

  • Ejercen protección contra la erosión: las raíces de las plantas mantienen los sedimentos en su lugar y disminuyen la velocidad de circulación del agua. De esta manera reducen el impacto de las tormentas, del viento y de las corrientes estabilizando la franja costera.

  • Controlan las inundaciones: funcionan como una esponja, las plantas y sustrato tienen gran capacidad para absorber agua de las precipitaciones y liberarla lentamente, regulando las crecidas y de esta manera controlando las inundaciones.

  • Albergan una alta diversidad biológica: son sitios que proveen resguardo y alimentación a muchas especies acuáticas y terrestres. La corvina rubia, uno de los principales recursos pesqueros del país, utiliza los humedales costeros para desovar y criar.

  • Son reservorios de agua: sirven como fuente para la recarga de acuíferos, acumulan agua subterránea.

  • Contribuyen a la mitigación del cambio climático: gran parte del carbono atmosférico, uno de los principales gases de efecto invernadero, es capturado y utilizado por la vegetación para crecer y desarrollarse contribuyendo a disminuir su acumulación en la atmósfera.

art0259.jpg

La historia del parque

El Parque Natural de los Humedales del Santa Lucía está administrado por la Intendencia de Montevideo. Fue creado a propuesta del Grupo de Trabajo Humedal del Río Santa Lucía el 9 de diciembre de 1997. Este grupo elaboró una propuesta de gestión que contenía entre las acciones a corto-mediano plazo la creación de una una Comisión Administradora de los Humedales del Santa Lucía.

La Comisión Administradora de los Humedales del Santa Lucía (CAHSL) trabajó en la gestión integral del área desde el 1º de junio de 1999 en que fue creada. En el año 2006 la comisión fue incluida en la Unidad de Áreas Protegidas dependiente del Departamento de Desarrollo Ambiental.

Esta gestión implica no solo el manejo de las tierras y los recursos naturales, sino también el trabajo con los actores sociales que habitan o tienen relación con la zona de manejo.

Desde la formación del Parque Natural se establecieron vínculos con los departamentos de San José y Canelones para coordinar acciones de conservación de los humedales del bajo Santa Lucia, con el objetivo de creación de un área protegida.

El parque comprende cerca de 2500 hectáreas, de las cuales aproximadamente 800 corresponden a predios municipales. El área abarca las zonas de Santiago Vásquez y Barrancas de Melilla.

En cuanto a las líneas de trabajo de la CAHSL, estas se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Proyectar y desarrollar programas de acción en las áreas bajo su administración y gestión dirigidos a la preservación de las mismas en atención a su valor natural y ecológico.

  • Coordinar, administrar y ejecutar los recursos financieros presupuestales y extrapresupuestales y la asignación de personal necesario para llevar adelante todas las acciones tendientes al manejo y protección de los mencionados humedales y para el desarrollo de los programas científicos de divulgación, docentes y recreativos correspondientes.

  • Creación de un grupo de guardaparques, proveyéndoles de equipo y entrenamiento para la realización de tareas control y monitoreo de la zona.

  • Delimitación y zonificación del área.

  • Control del tránsito por caminos internos del área.

  • Expropiación de terrenos.

  • Limpieza de basurales y vertederos clandestinos.

  • Conservación del ecosistema a través del control de la actividad de extracción y/o caza clandestina.

  • Promoción del conocimiento del área para vecinos y ciudadanos en general.

  • Fomento del turismo ambientalmente sostenible: además de las visitas guiadas, se construyen senderos temáticos (por ejemplo de reconocimiento de flora nativa), puestos de avistamiento de fauna, etc.

  • Investigación: se han realizado varios censos de diversidad tanto de fauna como de flora. A estas actividades se agrega el trabajo en conjunto con grupos de investigadores de diversas facultades de la Universidad de la República, así como con organizaciones no gubernamentales.

  • Educación ambiental: Instrumentación y ejecución de programas de educación ambiental con escuelas de Santiago Vázquez, Melilla y Rincón del Cerro.

Desde el 9 de febrero de 2015 integra el SNAP (Sistema Nacional de Áreas Protegidas) dependiente del MVOTMA. En este sentido, la concreción del ingreso del Área de Humedales de Santa Lucía significa para la Intendencia la culminación de un proceso que se inició incluso mucho antes de la existencia del propio SNAP.

Desde 1999 se realiza un monitoreo de fauna y flora, así como un control de especies exóticas. Por su parte, el Servicio de Evaluación de la Calidad y Control Ambiental lleva adelante el monitoreo de calidad de aguas del curso del Santa Lucía, afluentes del departamento de Montevideo y su desembocadura en el Río de la Plata.

Desde el año 2010, la Intendencia cuenta con un convenio con la Prefectura Nacional Naval para recorrer el área por vía fluvial en el marco de su jurisdicción (hasta el arroyo Colorado).

En el año 2013 se inauguró la segunda Base de Guardaparques en el Rincón de Melilla, e ingresaron a la Unidad de Áreas Protegidas de la Intendencia de Montevideo, nuevos funcionarios guardaparques, técnicos y jefatura operativa obrera.

Compartir esta página