Última actualización: 21.05.2013 - 17:09

Las tierras en donde actualmente se encuentra el Parque pertenecieron a Don Francisco Lecocq (1790 -1882), un hombre destacado en el Montevideo de su época. Se educó en Inglaterra, donde forjó un espíritu de iniciativa y empresa que aplicó en el país a su regreso importando animales y plantas para sus tierras, que todavía hoy se pueden disfrutar en el Parque.

Tiene su origen en un proyecto del arquitecto Mario Paysée, cuyo objetivo era crear un lugar con especies animales de todo el mundo en ambientes naturales. Ocupa un área de 120 hectáreas, linderas al Área Protegida de los Humedales del Santa Lucía.

Siguiendo los pasos de su fundador la IMM utiliza este predio como centro de conservación de flora y fauna. La visión del Parque Lecocq es: “Ser un Centro de Ayuda a la Conservación de la Biodiversidad tanto a nivel nacional como internacional”.

El Parque cuenta con más de 500 animales de 33 especies en cautiverio. Se encuentran especies exóticas como antílopes addax (de los cuales no quedan más de 100 ejemplares en la naturaleza) o los pequeños coendues (autóctonos pero que raramente se ven en nuestros campos). Es considerado también uno de los lugares de avistamiento de aves más importante del país, registrándose la presencia de más de 100 especies de aves, así como también de 20 especies de mamíferos como carpinchos, zorros y gatos monteses viviendo en libertad.

-