Cronología

-A A +A
Última actualización: 18.03.2010 - 12:44
Pocas villas con deseos de ser ciudad, tuvieron tantos pre-nombres hasta llegar al definitivo de Montevideo. Pináculo de la Tentación, Monte de la Detención, Nuestra Señora de la Candelaria, Monte de San Pedro, Santo Vidio, Monte Vidi, Monte Veo, Montem Video, Monte Vide Eu, Monte Ovidio, Monte VI D. E-O... Tales fueron, entre el viaje de Américo Vespucci (1501) y la fundación de Bruno Mauricio de Zabala (1726), las diversas denominaciones que la elevación al oeste de la bahía recibió.

Rambla

Montevideo y la Banda Oriental fueron puerto antes de ser capital o país. En 1776 España creó en Montevideo su gran base naval del Atlántico Sur Occidental, el cual debía conservar la integridad de la soberanía española en vastas regiones que iban desde el Río de la Plata y las costas atlánticas de Uruguay hasta la Patagonia, las islas Malvinas o el golfo de Guinea, en Africa. Esa vocación portuaria marcó la historia de la ciudad.

La fortaleza / puerto fue ruta de colonos, esclavos y marinos, así como resguardo de inmigrantes y comerciantes. Tras el primer contingente de 20 familias canarias llegado en 1726, se fueron sumando vascos, catalanes, andaluces, gallegos, castellanos o asturianos. El flujo de inmigrantes no se detuvo.

Ciudad polifónica, Montevideo resume en su rica diversidad étnica un mapa de la variedad humana: españoles, italianos, afro-uruguayos, ingleses, franceses, alemanes, libaneses, polacos, eslavos, judíos, helenos, armenios, japoneses y portugueses, entre otros.

Presenta las características de las ciudades aluvionales, ecléctica y abierta. Su permanente desafío es conjugar la permanencia del pasado con la propuesta de un presente que mira hacia delante; el testimonio y a la vez el proyecto.

Con Zabala nació, en la Navidad de 1726, San Felipe y Santiago de Montevideo, tardía plaza fuerte española, militar y amurallada, en la etapa final de aquel imperio donde "jamás se pone el sol". Ciento cincuenta años después, comenzó a destruirse la muralla y a construirse la ciudad abierta en que vivimos...

La capital del Uruguay

El destino de la Banda Oriental fue, desde que comenzó su colonización a fines del siglo XVII, el de un país con vocación de resguardo: el de la soberanía española ante diversos enemigos primero; el de los miles de inmigrantes que llegaron a lo largo de los siglos después.

Tras un siglo XIX atribulado, marcado por las guerras civiles, el Uruguay llegó a ser considerado, al comenzar el siglo XX, un “país modelo” de Latinoamérica, por el elevado nivel de vida de su población, sus logros en el deporte, la ciencia y el arte, y el grado de educación alcanzado.

Tempranamente, Uruguay logró la alfabetización de casi toda su población, gracias al educador José Pedro Varela, quien en 1877 instauró la escuela gratuita, obligatoria y laica.

Por su historia y su geografía, Montevideo y Uruguay nacieron como ciudad y país de encuentro, situados en la frontera de los imperios de España y Portugal en América, zona siempre abierta al paso de influencias. Están ubicados, asimismo, en el encuentro de los grandes ríos que fluyen hacia el Río de la Plata. Su posición estratégica para el acceso al interior del continente marcó un destino comercial e integrador, que mereció que Montevideo fuera elegida como capital administrativa del Mercosur.

Cronología de Montevideo

“La cronología de Montevideo”, editada por la Intendencia de Montevideo, fue compilada por Ruben H. Bresciano y Esmeralda Comesaña de Alonso. Consiste en una recopilación metódica de datos que forman parte del acontecer histórico montevideano entre los años 1742 y 1990.

-