-A A +A

El Prado

Última actualización: 21.07.2011 - 13:58
La formación del barrio comenzó con el reparto de tierras en 1726, entre los primeros inmigrantes traídos para el proceso de colonización de Montevideo. Adquiere importancia el hecho económico, mientras las chacras constituyen un centro de producción agrícola, se suma la instalación del Molino de los Jesuitas entre 1756 y 1767 que dan un gran impulso a la zona.

Hacia 1824, la necesidad de esparcimiento y recreación para las familias de prestigio económico y de alta posición social, tener una casa quinta en las costas del arroyo Miguelete o en sus aledaños era todo un símbolo de jerarquía social.
El momento más importante de afluencia hacia el entorno del Miguelete, se produce en el período anterior a la Guerra Grande (1839-1851), ya que en ese momento la población que pertenecía al Partido Blanco abandona la ciudad y se instalan en la zona de chacras del Miguelete y en Villa Restauración (hoy Unión). La instalación de mucho de estos pobladores, lleva a que sobre el Miguelete, se construyan importantes viviendas.
De los numerosos personajes y familias instaladas en el Miguelete, nombramos seis, cuyas propiedades fueron trascendentes para la formación del Prado:
José Buschental, Agustín de Castro, Miguel de Sierra, Hughes, Carlos de Castro y Raffo.
Las cuatro primeras construyeron sus viviendas entre las calles Carlos M.de Pena, Camino Castro, Av. Agraciada y la costa del arroyo Miguelete hasta Luis A. de Herrera.

Las propiedades de Carlos de Castro y Raffo, más tarde quinta de los Morales, tal vez como consecuencia de los procesos de fraccionamiento y posterior urbanización de la zona, quedaron como áreas distantes del Prado, teniendo como vínculo común el propio arroyo Miguelete.

  • Parque

Ocupa 102 hectáreas, siendo el espacio verde más preponderante de la ciudad.
Al asumir como Intendente de Montevideo, Ramón Benzano (1911-1913), una de sus prioridades, fue la de crear grandes espacios verdes,”para dotar a la población de verdaderos pulmones…”, es entonces, que por el Proyecto de Ley del 11 de marzo de 1912, se autoriza la compra de otros predios para la ampliación del parque.

Antes de ser expropiada por el Municipio la Quinta del “Buen Retiro”, de Don José Buschental, fue comprada en remate en enero de 1872, por Don Adolfo del Campo, quien la denominó “Prado Oriental”. La inauguró como paseo público, el 26 de enero de 1873, junto al hotel con el mismo nombre, instalado en la vieja casona de Buschental.

Estas quintas constituyeron el punto de partida del Prado, pero hubo un proceso donde se anexaron, predios privados, abarcando otras propiedades de gran importancia, que permitieron, además, la construcción de Jardín Botánico.
Dentro del parque se destacan, el Chalet de Buschental, la Rosaleda, la Isla de los Cipreses Calvos, el Monumento a los últimos Charruas, el Hotel del Prado y los pabellones de la Asociación Rural, así como muchas especies vegetales, que se encuentra en las orillas del Arroyo Miguelete, que cruza el parque, como, Ciprés, Sauces, Damaras entre otras

 

-