Barrios

-A A +A

Montevideo y sus barrios

El concepto de barrio -del árabe barri, exterior, propio de las afueras, arrabal- no tiene significado ni alcance territorial o jurisdiccional precisos; es, eminentemente una “dimensión subjetiva” de sus vecinos pobladores.

Belveder

Don Francisco Piria, fue su fundador en 1892. Entre los muchos barrios donde quedó la impronta fundacional de Piria, se halla el de Belveder (1892), topónimo cuya etimología, al pie de la letra, sería “bella vista” o “bello ver”.

Buceo

Dos naufragios y las actividades de rescate de sus cargas, practicadas desde una estación de buzos situada en la costa de la pequeña bahía, dieron nombre al hoy barrio del Buceo.

Capurro

"La playa de Capurro, punto céntrico de la amplia bahía, es quizás nuestro sitio costero más preciado", afirmaba 'Anales Mundanos' en su Nº 4 del año 1915. Y decía: "A pocos pasos de la costa, surge esplendorosa nuestra campiña con todos sus atractivos, con sus mágicos panoramas. Y sobre tan elegido pedazo, circundado de jardines que los dibujan graciosamente infinitos senderos, ramplas, elegantes balaustradas, se alza una pista que dice la última palabra en el género."

Carrasco

El diseño del barrio Carrasco, así como su principal postal, el Hotel Casino Carrasco (que pronto será remodelado), fue un proyecto privado, iniciado por un grupo de pioneros, la sociedad anónima Balneario de Carrasco, que formó otra sociedad -Sociedad Hotel Casino Carrasco-, específicamente para la construcción del hotel.

Centro

Las ciudades del mundo entero están viviendo una reafirmación de su centralidad. Las razones no son sólo urbanísticas sino también simbólicas, porque revivir el centro y su principal avenida, es como reconocer que la ciudad tiene un corazón.

Cerrito de la Victoria

El capitán Pedro Millán lo llamó "Montevideo Chiquito". Pero la denominación de "Cerrito de la Victoria", que ha perdurado hasta nuestros días, habría de venirle de la ardorosa acción triunfante de las fuerzas patrióticas al mando del Gral. José Rondeau sobre los realistas montevideanos al mando de Gaspar Vigodet, el 31 de diciembre de 1812.

Cerro

En la costa de la Bahía, al noroeste, a 38º 76' 61" 81 de latitud sur y 62º 50' 97" 38 de longitud oeste con relación al meridiano de Greenwich, se eleva, perfilándose en el horizonte como un gran cono truncado, el Cerro de Montevideo, uno de los lugares más emblemáticos del departamento.

Ciudad Vieja

La Ciudad Vieja fue el corazón de un territorio mayor, y concentró durante décadas las actividades políticas, administrativas, comerciales y culturales de la ciudad. Como consecuencia de este pasado, su área interior alberga un rico patrimonio edilicio que, como en ningún otro sector de la ciudad, exhibe toda la variada gama de estilos que caracterizan a Montevideo.

Colón

Villa Colón fue creado como pueblo de “recreo”. El actual barrio Colón es el resultado de la integración de Villa Colón y Pueblo Ferrocarril, antiguas localidades fundadas en forma independiente en el área del territorio colonial conocido como “chacras del Miguelete”.

Cordón

El macizo y pujante centro urbano que hoy constituye el Cordón, hace insospechable la humildad de su origen que, por cierto, se remonta al de la ciudad de Montevideo.

El Prado

La formación del barrio comenzó con el reparto de tierras en 1726, entre los primeros inmigrantes traídos para el proceso de colonización de Montevideo. Adquiere importancia el hecho económico, mientras las chacras constituyen un centro de producción agrícola, se suma la instalación del Molino de los Jesuitas entre 1756 y 1767 que dan un gran impulso a la zona.

El Reducto

El origen del nombre se encuentra en el hecho de haber establecido el general José Rondeau en este paraje, un reducto, en el año 1813, durante el Segundo Sitio en Montevideo aún en poder de los tenaces regentistas. Durante la Guerra Grande, el antiguo Reducto volvió a vivir jornadas bélicas como batería avanzada de la línea sitiadora o como puesto de escucha y observación de las fuerzas de "la Defensa".

Goes

El origen del barrio iba a derivar del traslado de la feria de productos agrícolas y ganaderos desde la plaza Cagancha a la plaza Sarandí, decretado por el gobierno de Gabriel Antonio Pereira en 1856. Diez años después, el gobierno del Gral. Venancio Flores obtuvo de los hermanos Guerra la cesión de amplios terrenos para trasladar a la plaza del Sarandí el Mercado de Frutos, que se inauguró al finalizar aquel año de 1866.

La Aguada

La hoy populosa barriada de la Aguada se vincula, en su origen, al establecimiento de la población de la ciudad de Montevideo. Constituido el núcleo poblacional, dentro del amanzanamiento trazado por el Ingeniero Domingo Petrarca, se hizo indispensable para la vida vecinal la obtención de agua potable. Y bien pronto comenzó a ser preferida la de un pozo llamado "los Manantiales".

La Figurita

Por orden de la Sociedad Fomento Montevideano fueron rematados terrenos en enero de 1869 por Santurio y Escardó, en el paraje conocido por La Figurita, llamado así por un viejo comercio que se hallaba emplazado en el siglo XIX en la esquina formada por las actuales avenidas Gral. Flores y Gral. Garibaldi, al que llegara Oribe con su estado mayor sin armas, en 1845, en acto de confraternidad entre sitiadores y sitiados.

La Unión

En el eje del conocido como "Camino a Maldonado", hacia el este, más allá del núcleo del Cordón y de las Tres Cruces, en el paraje denominado "Quebrada de Montevideo", por ser la prolongación del Cerrito, vendría a constituirse, a partir de la organización de la República, un caserío sobre el cual sería fundada por el Gral. Manuel Oribe la Villa de la Restauración, ulteriormente denominada de la Unión.

Maroñas

La casa de Francisco Maroñas -"el visitador más antiguo de las Rentas de Tabaco y Naipes de Montevideo"- ya era conocida desde, por lo menos, los comienzos del siglo XIX. En su segunda mitad, los canarios llegados en forma masiva desde 1831 a 1842, se establecieron preferentemente en chacras del Buceo y también en Maroñas, en Carrasco y en la zona llamada Chacarita de los Padres.

Paso Molino, El Prado y sus alrededores

El Paso Molino fue, desde fines de la década de los años 50 hasta el 900, un paseo preferido por la "gente principal" de Montevideo. El Prado es el primer parque público de la ciudad. Se conformó como un proceso de agregación en el tiempo de calificadas estructuras verdes urbanas, localizadas alrededor del arroyo Miguelete, que es su principal conector y vertebrador.

Peñarol

Con denominación de origen piamontés y pasado consular británico, este emblemático barrio montevideano configura un escenario de privilegio donde observar algunos de los acontecimientos que jalonaron la historia del Uruguay y del mundo.

Pocitos

Desde donde la calle 26 de Marzo cruza La Gaceta y Lorenzo J. Pérez, corría hacia el río de la Plata un arroyo sin nombre. Más tarde, se denominaría de Silva, en época del saladero que lindaba con el de Pereyra. Tiempo después, atraídas por las aguas limpias del arroyo, aparecieron las lavanderas morenas, que excavaban cachimbas o pocitos donde lavaban las ropas de sus amos residentes en la ciudad amurallada. El arroyo entonces se llamó "de los Pocitos".

Villa Muñoz

El Dr. Reus cruza el Plata y organiza un consorcio, fundando en nuestro medio el Banco Nacional. Más tarde formó una Compañía Nacional de Créditos y Obras Públicas. Entre sus primeras obras figuraron un establecimiento de baños hidroterápicos y el Barrio Reus al Sur. No obstante, acariciaba proyectos aún mayores para Montevideo y éstos cristalizaron, pese a todos los inconvenientes humanos y naturales que salieron a su paso, en el bloque de viviendas que hoy constituyen Villa Muñoz.
-