Semana Criolla

-A A +A
Última actualización: 02.01.2014 - 10:48
Aproximadamente 200.000 personas visitan la Criolla del Prado todos los años. El ruedo y las múltiples atracciones se convierten en el paseo preferido en la Semana Santa o de Turismo, en una muestra de tradición y diversidad cultural.

Jineteada

La Semana Criolla es un evento organizado por la IMM desde el año 1925. El eje central de esta fiesta es el Concurso de Jineteadas, donde los jinetes confrontan su destreza en base a ciertas reglas. Este deporte fue declarado Deporte Nacional en abril de 2006.

La jineteada es diferente a la doma de potros, que es una faena rural de largo aliento, paciencia, oficio y conocimiento del comportamiento del animal.

El espectáculo se realiza con caballos reservados específicamente para este deporte. El animal “reservado” llega manso al palenque, pero al ser montado y azuzado por las espuelas, muestra toda su bravura, intentando desprenderse de su cabalgadura con corcovos.

Además de las jineteadas, en la Semana Criolla, que se realiza en las instalaciones de la Rural del Prado, se puede disfrutar de una variada propuesta de payadas, espectáculos artísticos, concursos de destreza, exposiciones plásticas y artesanales, gastronomía criolla, productos típicos y muestras de servicios municipales.

La Semana Criolla se ha transformado en una legendaria fiesta a nivel regional, la que alberga las más antiguas tradiciones del área rural del país. La producción pecuaria, que es el factor determinante de la economía, condiciona a la cultura. El encuentro con las raíces es clave para reconocer identidades, acercando la “cultura pecuaria” a la capital, donde se destaca la figura del gaucho, la payada como representación del arte repentista y los espectáculos de danza y folklore.

Historia

En la máxima fiesta del campo en la capital, organizada por la Intendencia, el público podía ver en los primeros tiempos decenas de jineteadas por día, con las mejores tropillas y jinetes del país y del extranjero.

La fiesta se amplió poco a poco con la presencia de payadores y recitadores. Al principio, a falta de amplificación, los payadores gritaban a viva voz.

En los años 70 se instalaron tres palenques en la pista, es decir que se preparaban los potros en los tres palenques, los largaban de a uno, los jinetes caían o se pasaban al otro caballo y largaban el siguiente, lo que agilizaba el espectáculo.

Los mejores

El Certamen está constituido por las pruebas en “Pelo”, “Basto”, “Internacional en Pelo” y “Basto Argentino”. La primera categoría es la más difícil, por cuanto el jinete sólo dispone de un tiento que rodea el pescuezo del caballo y que sujeta con una mano junto con la crin. En el “Basto”, el animal lleva apero completo con algunas difrerencias entre orientales y argentinos.

Un jurado de cuatro miembros determina los puntajes.

Los jinetes concursantes deben presentarse en el ruedo con indumentaria de paisano. Por día intervienen 30 jinetes en las categorías “Pelo” y “Basto” y 18 en “Internacional en Pelo” y “Basto Argentino”.

-