Teatro en el Aula

30.08.2017
 
 
Teatro en el Aula es un servicio que brinda el Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo en convenio con el Consejo de Educación Secundaria, desde 1986.

Propuesta

Actualmente, Teatro en el Aula ofrece dos propuestas:

  1. Presentación de espectáculos en los lugares de estudio de la población de enseñanza media (y otras instituciones afines), de 3° a 6°.

Los espectáculos, que suman alrededor de 400 funciones a lo largo del año, constan de:

  • Representación de una obra -en coordinación con Inspección de Literatura-.
  • Foro / espacio de intercambio posterior a la representación: intercambio de ideas, sentires y subjetividades, tanto de parte de los estudiantes con los actores como entre sí.

  2. Formación de grupos en los liceos

  • Un docente trabaja con un grupo de estudiantes (de 3° a 6°) ocho encuentros en un período de cuatro semanas. Se trata de generar un espacio donde los adolescentes ejerzan con libertad y espontaneidad su potencialidad creadora.

Misión

  • Propiciar acciones y situaciones que consideren al adolescente como sujeto cultural y no objeto de “cultura”.

Metas

Generar espacios de participación y apropiación de contenidos, a través de la palabra y la acción.

Contribuir a:

  • Estimular una actitud perceptiva y crítica.
  • Fortalecer la autovaloración.
  • Desarrollar la conciencia de su potencialidad creativa.
  • Valorizar instancias colectivas desde el respeto, la escucha y el intercambio
  • Poner a disposición del adolescente otros elementos de lectura de la realidad, para así poder modificarla.

¿Qué pasa cuando todo es al revés?

…y en lugar de la clase con el profesor aparece gente grande que transforma el salón en un espacio diferente? Vienen a hacer teatro, pero no tienen escenario, ni luces, ni escenografía. Para los actores también es al revés: el público no va al teatro, son ellos los que van al encuentro de ustedes, en el salón de clase, después del profesor de biología o matemáticas.

¿Por dónde empezar?

Por ustedes: la propuesta artística y estética se elabora a partir de ustedes y el mundo de las clases, los timbres, los recreos, la cantina. Elegimos una estética despojada: sólo llevamos algunos elementos de vestuario y utilería. Todo está en la actuación, todo está en la comunicación. Los invitamos a jugar con la imaginación a plena luz del día y hacer nacer un mundo inventado adelante del pizarrón. Y después de hacer juntos ese viaje compartido, entre todos contarnos lo que esa historia despertó en cada uno. Escucharlos y que se escuchen, en el acuerdo o la discrepancia.

¿Qué obra? ¿Qué autores?

La representación dura alrededor de 20 minutos para que pueda llevarse a cabo en un módulo de clase. Trabajamos en una versión de la obra original, extractando los nudos esenciales de la anécdota y conservando la estructura principal. Seleccionamos obras de los programas de literatura de 3° a 6° y hemos hecho espectáculos de autores nacionales y universales como Moliére, Pirandello, Shakespeare, Florencio Sánchez, Langsner, Tennessee Williams, entre otros.

Ensayos: muchas horas, pocos días

El actor que participa en Teatro en el Aula se prepara para una experiencia bien diferente: ensaya cuatro semanas, cuatro horas diarias, y recorre los liceos haciendo tres funciones por día. La actividad requiere gran profesionalismo y compromiso, no sólo referido a lo artístico sino especialmente al aspecto actitudinal.

En dos meses, ciento veinte funciones

Tres funciones por día y cada función en un espacio bien diferente, algunas veces enormes, otras diminutos. Recorremos el centro y la periferia de la ciudad.
Cada encuentro es un reto, cada liceo un mundo, cada estudiante un universo.

Después de la representación

En el equipo de trabajo contamos con la asesoría de psicólogos sociales, tanto en el período de ensayo como en el aula. Cómo ejercitar la escucha y crear un espacio de ida y vuelta.

Los talleres de Teatro en el Aula, ¿qué representan los adolescentes?

Todo. Todo lo que quieran. Organizados en su propio liceo, antes o después de clases los Talleres de Teatro en el Aula invitan a que, en un mes, tengan la experiencia de expresarse en el lenguaje teatral. Y esta actividad desemboca en una muestra del trabajo en el propio liceo. El teatro es lo de menos. El teatro como camino para interactuar, conocerse y conocer al otro. Especular con situaciones y mundos posibles con los compañeros. Y como no hay más remedio que trabajar en equipo, la experiencia se hace realmente interesante.
Cómo manejar las postergaciones, las vergüenzas, las discrepancias, etc. No se trata de formar actores sino promover el encuentro para probar una herramienta de comunicación.

Hablan los actores

Mario Ferreira

“La primera sorpresa, sin dudas, fue la característica de la convocatoria. Representar Hamlet siempre es un desafío mayor que implica un fuerte compromiso espiritual y físico para internarse en lo más profundo del alma humana. Interpretar al rey Claudio fue la segunda sorpresa: lo habitual es que este personaje esté reservado para actores de mayor edad. El resultado fue óptimo. El trabajo fue planteado con seriedad, sencillez y profesionalismo. Mis temores iniciales ante lo interactivo de la propuesta desaparecieron en la primera función, en la que los espectadores se entregaron al juego sin inconvenientes y sobre todo con mucho placer. Así fue siempre. Todo esta hace que mi pasaje por Teatro en el Aula fuera un momento de aprendizaje y crecimiento, además de una buena oportunidad para crear nuevos y valiosos vínculos.”

Daniel Spinno Lara     

“Teatro en el Aula es una experiencia única. En él encontré un lenguaje nuevo, puesto que el espectáculo es pensado para el aula misma. Es una manera diferente de funcionar en colectivo. Teatro en el Aula es una disciplina en sí mismo. Se dice que todo actor debe hacer teatro para niños; yo lo hice y fue fundamental en mi formación y estoy convencido de que todo actor debería hacer Teatro en el Aula, no sólo porque cumple un fin didáctico para el futuro espectador sino también porque es una forma técnica de comunicación “diferente” y además, profesional, en el más amplio sentido de la palabra. Un afectuoso saludo a todos los compañeros del 87, especialmente a Rafael Palacios, que sigue viviendo en los patios de mi memoria”.

Alberto “Coco” Rivero

"Realmente esos dos años de trabajo con ustedes han sido de las instancias más importantes para mí, como creador y como persona. Me acerqué, en varios aspectos, a zonas que yo entiendo imprescindibles para hacer un teatro con mayúsculas, para hacer un teatro que nos acerque al hombre; el rigor, el concepto que sostiene el proyecto, el contacto con sectores de la sociedad a los cuales el teatro "profesional" olvida, y por sobre todo, la certeza de que el teatro no es el lugar donde se hace teatro, sino el vinculo que se crea entre los seres humanos cuando existe el hecho teatral. Tal vez, mientras viví la experiencia con ustedes. no fui consciente de todo esto, tal vez ustedes no son conscientes de todo esto. Yo les quiero agradecer el cariño que sienten por mí y recordarles que es recíproco".

Margarita Musto   

"Teatro en el aula me significó una experiencia importante en lo que refiere a lo esencial de nuestro trabajo. En primer lugar me permitió constatar que el trabajo actoral preciso, bien definido, sin recursos externos (sin maquillaje, con vestuario mínimo, sin luces, en salones liceales) da lugar a una comunicación extraordinaria. En segundo lugar, el debate que se hacía con los estudiantes después de presentarnos nos enriquecía a todos. Pocas veces me ha tocado, como en aquellas funciones, sentir que nuestro trabajo, a través de la risa, de la emoción, de la reflexión, cumple con la tarea de poner en marcha inquietudes que ayudan a la educación y a la formación de valores éticos y que nuestro trabajo es un vehículo fantástico".

Jimena Castiglioni                                                                                                                          

“Es la primera vez que entiendo realmente el teatro como un medio. Para mí, era un fin, quiero decir que es mi objetivo, pero entonces no importaba tanto lo que esto generara o no como movimiento. Trabajando aquí y yendo a los liceos me di cuenta de la utilidad del teatro y, por ende, se me abrió todo un campo de posibilidades. El hecho de conversar con los chiquilines después de cada función me hace entender que esa idea del teatro como generador de cambios en el ser humano es una realidad concreta y ni siquiera tan complicada, si la asumo con inteligencia y honestidad”.

Adriana Zalma  

“Un poco de historia.... Al estar en Teatro en el Aula me siento parte de otra historia (...) Pensar en Molière , yendo de pueblo en pueblo, o imaginarme a los 'cómicos de la legua' subidos a sus carretas y ver cada día a nuestra camioneta saliendo de liceo en liceo, me hace acercarme a ellos más de lo que se puedan imaginar. Siento que tanto la risa como el llanto, siento que la semilla del teatro germina en cada uno de los adolescentes para quienes representamos nuestra función. Siento que como actores yendo a los liceos contamos diferentes historias pero como personas construimos una muy diferente. Poder conversar con los adolescentes, que ellos puedan realmente expresar lo que sienten y saber, de una manera u otra, que ayudamos a que esa expresión se dé es muy gratificante. En Teatro en el Aula siento que tengo la oportunidad de encontrar mi lugar como actriz en esta sociedad”.

Leonardo Lorenzo                                                                                                                           

“Cuando uno termina el último examen de la EMAD lo primero que hace es irse a un boliche a festejar. Hasta ahí todo bien; el problema es al otro día cuando luego de bajarse un par de litros de agua y devorar una ensalada de aspirinas uno se pregunta: ¿Y ahora qué?, ¿me siento a esperar a que me llamen para alguna obra?, ¿me pongo a estudiar otra cosa?, ¿por qué no me llaman?, ¿si no soy bueno, por qué no me lo dijeron cuando empecé?, ¿a los otros los llaman porque suplican? Yo no voy a caer tan bajo, ¿y si empiezo a ir al Lobizón todas las noches?, ¿a quién había que suplicarle?, etc, etc. En ese momento crucial de mi vida y de cualquier egresado reciente, apareció Teatro en el Aula. A buenos entendedores, pocas palabras bastan.”

Felix Correa     

“En Teatro en el Aula se puede vivir la esencia pura del teatro. Donde en una fórmula casi mágica se juntan los ingredientes puros para que el arte funcione a plenitud. El público en su estado natural, virgen, despojado de todo prejuicio, con el disfrute a flor de piel. El actor, lanzado al vacío sin ningún artificio mecánico que amortigüe su salto, solo con su alma y corazón, dispuesto a mezclarse en esta poción atrapante. El autor, comunicando su idea, su mensaje, sirviendo su mundo (cosechado en silencio) en una copa, que si la tomás gota a gota querrás repetir una y otra y otra vez. Hace quince años que bebo y pretendo seguir. ¡Salud! El Gato (Un abstemio)”.

Dirección: 
SORIANO 1426 - piso 2
Descargas: 
Propuesta (.pdf - 15.14 KB)
Dependencia responsable: 
SORIANO 1426 - PISO 2 - Edificio Anexo
1950 8630 al 32
teatroenelaula@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 18 horas
Compartir esta página