Historia barrio Goes

10.12.2014
El origen del barrio iba a derivar del traslado de la feria de productos agrícolas y ganaderos desde la plaza Cagancha a la plaza Sarandí, decretado por el gobierno de Gabriel Antonio Pereira en 1856. Diez años después, el gobierno del Gral. Venancio Flores obtuvo de los hermanos Guerra la cesión de amplios terrenos para trasladar a la plaza del Sarandí el Mercado de Frutos, que se inauguró al finalizar aquel año de 1866.

Por resolución del 20 de diciembre de 1866 se denominó "Camino de Goes" al hasta entonces conocido como al Cerrito o a La Figurita, uno de los caminos de entrada a Montevideo.

En su "Geografía del Departamento de Montevideo", publicada en 1898 por Julián O. Miranda, afirma dicho autor que el Camino de la Cuchilla Grande, o de Juan de Toledo, nacía en Maroñas, pasaba por Piedras Blancas, y siguiendo en gran parte el curso de la Cuchilla Grande entraba al departamento de Canelones, después de cruzar el arroyo Toledo.

Una de las antiguas denominaciones de aquél, por su parte derivaba de su cruce por un viejo comercio existente desde comienzos del siglo XIX en la esquina formada por las actuales avenidas Gral. Flores y Gral. Garibaldi. Y su nuevo nombre -Goes, desde 1866- evocaba a los hermanos Goes, Scipión y Vicente, que según Ruy Díaz de Guzmán introdujeron a Asunción desde San Vicente, Brasil, un toro y siete vacas, que luego, con su multiplicación y otros aportes, a lo largo del tiempo,  iban a inaugurar la ganadería del Río de la Plata.

El origen del barrio iba a derivar del traslado de la feria de productos agrícolas y ganaderos desde la plaza Cagancha a la plaza Sarandí, decretado por el gobierno de Gabriel Antonio Pereira en 1856. Diez años después, en 1866, el gobierno del Gral. Venancio Flores obtuvo de los hermanos Guerra la cesión de amplios terrenos para trasladar a la plaza del Sarandí el Mercado de Frutos. Al finalizar dicho año se inauguró en el nuevo emplazamiento dicho Mercado de Frutos, que englobaba en su seno a la Plaza de Carretas, cuyos límites coincidían con el trazado de las actuales calles José L. Terra, por el este; Marcelino Sosa, por el oeste; Yatay, por el sur; e Isidoro de María, por el norte.

Alrededor de la plaza-feria denominada General Flores surgieron modestos pero abundantes locales. En ellos se alojaban pulperías, almacenes, fondas, corralones y barracas de acopio. Predominaban las casas de material sobre los ranchos. Dice el Dr. Juan Carlos Patrón en sus amenas crónicas anecdóticas e histórico-costumbristas sobre el barrio Goes, que de las tres pulperías en poco tiempo instaladas alrededor de la plaza, la preferida era la del Gaucho, fundada antes de 1870, donde hoy se cruzan General Flores y Yatay. El cronista evoca, con vigorosos trazos, el ámbito edilicio y social de aquella antigua plaza-feria: "Alrededor del cuadrilátero inicial pronto se construyeron edificios rudimentarios aunque imprescindibles para atender las necesidades de la plaza. Barracas para resguardar los frutos del país de las inclemencias naturales: agua, viento y ladrones. Y también de las pacíficas pero terriblemente glotonas palomas, que no se conformaban con los granos de trigo o maíz desparramados en las cargas y descargas, y con sus picos atravesaban la arpillera de las bolsas. Fondas y posadas para comida y cama de troperos y carreteros. Corralones para protección de bueyes y caballos, sobre todo en invierno. Pulperías para diversión nocturna de los que habían trabajado de sol a sol. El patacón quemaba en el bolsillo. Mientras corrían los vasos de vino, caña y ginebra, los payadores campesinos rivalizaban con los cantores compadritos del suburbio montevideano. Y muchas veces el contrapunto terminaba en duelo criollo dentro del círculo inmóvil que formaban los espectadores respetuosos. Y nunca faltaba quien cubriera la mueca de la muerte en la cara del vencido con el luto piadoso de un gacho negro".

Pero el camino de Goes conserva la huella de innumerables episodios de la vida militar de nuestra ciudad. En efecto: por él se retiraron las fuerzas de Vigodet, derrotadas por el Gral. José Rondeau en el Cerrito, en la mañana del 12 de diciembre de 1812, buscando amparo tras las murallas de la ciudad.

A partir de febrero de 1843, mes en que el ejército del Gral. Manuel Oribe puso sitio a Montevideo, dicho camino fue vía de ir y venir de las tropas y de episodios bélicos como el de la muerte del coronel Marcelino Sosa, caído el 8 de febrero de 1844 en un lugar cercano a la playa de la Aguada, luego desaparecida a consecuencia de las obras de construcción del puerto de Montevideo.

El 20 de febrero de 1865, el Gral. Venancio Flores, cuminando la que llamara Cruzada Libertadora, entró al frente de sus tropas por el viejo camino "de la Figurita".

Dependencia responsable: 
Piso 25 sector Soriano, puerta
1950 2126 y 1950 2134
Lunes a viernes de 10 a 16 horas
Artículos relacionados: 
Compartir esta página